Wednesday, May 06, 2009

EL VIRREY URIBE

Texto escrito por:
Aurelio Suárez Montoya, Bogotá 5 de mayo de 2009.

El último virrey del Nuevo Reino de Granada fue Juan Sámano. Aunque desde 1816 fue nombrado gobernador militar por Morillo, apenas tomó posesión del virreinato en 1818, sucediendo a Francisco Montalvo. Sámano se distinguió por su crueldad, en particular, porque no le tembló la mano para hacer ejecutar a La Pola, Policarpa Salavarrieta. Cuando supo de la victoria del ejército patriota en el Puente de Boyacá, huyó hasta Panamá. “En dos días puse mis pies en Honda”, escribió en un relato. Se afirma que huyó con dos equinos cargados de oro y dice la leyenda que uno de ellos se le devolvió hasta la pesebrera de su casa ubicada en la dirección que hoy corresponde a la carrera cuarta con calle décima.No imaginó Sámano que casi dos siglos después iría a tener un sucesor. En este caso no nombrado como él por Fernando VII, llamado “El deseado”, ni por el Rey Juan Carlos de Borbón, aunque es de inferir que cuenta con su beneplácito. No, las instituciones que ungieron al nuevo virrey, que gobernará al Nuevo Reino de Colombia, fueron las Cámaras de Comercio de España y sus más connotados miembros, a través de su vocero el señor Javier Gómez Navarro.No les faltó razón en la escogencia. Uno de esos miembros, Endesa, ha hecho y deshecho con su presencia en este virreinato, desde descapitalizar a la empresa de Energía de Bogotá y recuperar su inversión en menos de diez años, hasta convertirse en el primer generador de energía eléctrica que se consolidará con la construcción de la represa del Quimbo (Huila) inundando cinco mil hectáreas de feraces tierras. No sobra agregar que hasta hace pocos meses la voz cantante en Endesa era el grupo Acciona, de propiedad de la familia Entrecanales, la que hace más de quince años se alzó con “el santo y la limosna” en la construcción de la represa de El Guavio. También firmaron el edicto los grupos financieros, BBVA y Santander, que arribaron hace una década a estas tierras con el anuncio de disminuir el margen de intermediación de las operaciones bancarias y, al final, concretaron un oligopolio bancario que pasa a sus anchas en el mercado de dinero.Negocios y más negocios es la tarea del nuevo virrey. Los grupos empresariales de comunicaciones le han encargado el tercer canal de televisión y uno cuarto si es necesario. Unión Fenosa, otro consorcio de energía también pedirá lo suyo y Telefónica, que ya ganó la piñata de Telecom y que ha contado con la modificación de la legislación a su favor, irá por más. Así mismo, Aena, que opera los aeropuertos de Cartagena, Barranquilla y Cali, beneficiada en este último caso con el perdón oficial ante el incumplimiento del respectivo contrato. Todas, absolutamente todas, serán grandes beneficiarias del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea.La diferencia entre Estados Unidos y la Unión Europea se desvanece cuando se trata de la búsqueda del máximo beneficio, el ánimo de lucro disipa cualquier duda que pueda existir sobre la sujeción de los gobernantes a las normas democráticas. Siempre ha sido así cuando se trata de oro o de diamantes, ¿No eran franceses los socios de Bokassa el sanguinario “emperador” de República Centroaficana traficante de gemas? ¿No apoyó Bélgica la cleptocracia anticomunista de Mobutu en Zaire? ¿No fue Rawlings en Ghana “el alumno predilecto del FMI”? Gómez Navarro dijo sin ambigüedades, "Para las empresas españolas la posible reelección de Uribe es una buena noticia”, es decir, no estamos ante el rey “deseado” de la historia de marras sino ante el virrey “deseable”, y ¡olé!